Paraísos fiscales en el 2015

businessman with financial symbols coming from hand

Los paraísos fiscales antiguamente podían ser una salida para ciertas fortunas, pero… ¿interesan a día de hoy?

Hoy en día, tener el dinero en un paraíso fiscal, considero que es un grave error, y en su gran mayoría se debe a una falta de profesionalidad de los asesores fiscales que por ejemplo, no asesoraron correctamente a sus clientes para que realizaran la amnistía fiscal.

La Agencia Tributaria española con la normativa establecida en los dos últimos años, pone muchas trabas a la realización de operaciones con sociedades domiciliadas en paraísos fiscales, solicitándonos información en el Impuesto sobre Sociedades, en el Impuesto sobre la Renta y en el modelo 720, sobre operaciones con paraísos fiscales o bienes o derechos que tengamos en el extranjero. Y la falta de cumplimentación de cualquiera de ellos, implica sanciones muy altas, tan altas, que hasta La Dirección General de Fiscalidad y Unión Aduanera de la Comisión Europea ha indicando que “Existe una notable diferencia entre el importe de las multas impuestas por el incumplimiento de la obligación de declarar los bienes que el contribuyente posee en el extranjero (modelo 720) y el de las multas por incumplimiento de otras obligaciones fiscales de ámbito nacional”.

El pasado 2 de junio conocíamos, a través de Expansión, que Hacienda ha impuesto la primera sanción ejemplar por la presentación fuera de plazo del modelo 720, siendo ésta del 150 por ciento sobre la cuota resultante de la liquidación realizada por la Inspección.

Además debemos tener en cuenta que algunas entidades bancarias están empezando a levantar el secreto bancario, como por ejemplo ciertas entidades suizas, que escribieron una carta a sus clientes españoles para indicarles que les daban un año para informar a Hacienda sobre sus capitales o ellos mismos lo harían, dejando así a los clientes en una seria desventaja sobre los que sí hicieron la amnistía fiscal.

Por supuesto, no olvidaremos que no solo se buscan los paraísos fiscales para la ocultación de bienes, sino para la ocultación de los titulares de los mismos, pero no debemos olvidar que existen otras fórmulas para esto, por ejemplo en los países anglosajones, y que solo nos sirve para terceros, porque los notarios están obligados tras la Ley del Blanqueo de Capitales, a informar sobre el titular último de cada operación.

Y por último la tributación, que tampoco es cierto que no se paguen impuestos, incluso podemos encontrar países con tributaciones mucho más bajas  como es Irlanda, con un tipo medio del Impuesto sobre Sociedades del 12%.

Por todo ello, no recomendamos la utilización de paraísos fiscales, y si tienen su dinero en uno de ellos, le recomendamos se informen bien de sus opciones (y no con su asesor).

Como siempre, quedamos a vuestra disposición para cualquier información.

Mónica Santos
Área Fiscalidad Nacional e Internacional de Rojumar Asociados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s